VIVIMOS EN UN MUNDO CONDENADO A CORROMPERSE, PERO TU PUEDES EVITAR LA CORRUPCIÓN

2 de junio de 2021

Ustedes son como la sal que se pone en el horno de barro para aumentar su calor. Si la sal pierde esa capacidad, ya no sirve para nada, sino para que la tiren a la calle y la gente la pisotee. »Ustedes son como una luz que ilumina a todos. Son como una ciudad construida en la parte más alta de un cerro y que todos pueden ver. Nadie enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón. Todo lo contrario: la pone en un lugar alto para que alumbre a todos los que están en la casa. De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo.”
Mateo 5:13-16 TLA

Ser sal y luz en un mundo donde la oscuridad y la corrupción son el pan de cada día en los medios de comunicación, conversaciones y el entorno en general, es de resaltar y elogiar.
Ser un discípulo de Jesús, es más que simplemente declararlo o manifestar que se asiste a un determinado lugar, es producir de él. Fuimos salvados para mostrar a otros el camino, a través de la forma de pensar, vivir y actuar, así como de una conducta que diste de la gente del común.

Jesús oraba por sus discípulos de todos los tiempos.
“No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.”
S.Juan 17:15 RVR1960

Si proclamas ser Cristiano en el sector donde vives, lugar de trabajo, con tus amistades, pero no vives conforme a esa premisa, la gente se burlará de tu mensaje “… Si la sal pierde esa capacidad, ya no sirve para nada, sino para que la tiren a la calle y la gente la pisotee.”

Y si dices ser luz, pero dicha luz no está alumbrando el camino para que otros lleguen a Jesús, de nada sirve.
“… Nadie enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón. Todo lo contrario: la pone en un lugar alto para que alumbre a todos los que están en la casa… “

El texto finaliza diciendo que el estilo de vida que reflejemos, producirá que la gente glorifique a Dios, o por el contrario difamen y no quieran saber nada de Él.

¿Cuál será la opinión de quienes te conocen, si se les interrogara por lo que proyectas de Jesús en los campos donde te desarrollas?
Un hijo del rey debe exhibir los modales de la corte: integridad, amabilidad, respeto, servicio, honestidad, santidad y verdad entre muchos otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
× ¿Cómo puedo ayudarle?