SANTIDAD ES AMAR LO QUE DIOS AMA Y ABORRECER LO QUE ÉL ABORRECE

16 De Febrero De 2021

“El SEÑOR odia seis cosas; mejor dicho, hay siete que él detesta: los ojos orgullosos, la lengua mentirosa, las manos que matan gente inocente, el corazón que planea hacer el mal, los pies que corren a hacer maldades, el falso testigo que dice mentiras y el que causa problemas entre hermanos.”
Proverbios 6:16-19 PDT

”Santidad es amar lo que Dios ama y aborrecer lo que él aborrece.”

Hablar de las promesas de Dios, de su bondad, su amor, gracia y favor, son temas de los que nos gusta meditar y escribir, pero el texto de hoy al igual que los anteriores, es de suma importancia, a la vez es totalmente claro.

Hay siete cosas que el Señor detesta, si yo proclamo ser un hijo de Dios, tener su ADN, su naturaleza, también las debo aborrecer, y no permitirles la entrada a nuestra vida. Sabemos que Dios aborrece el pecado pero ama al pecador. Según el texto, el pecado aparece con diferentes manifestaciones.

Dios aborrece:
1⃣ Los ojos orgullosos. Si nos aferramos a la frase, ”los ojos son el espejo del alma” el orgulloso, al mirar, manifiesta todo lo que hay en su interior.

El orgullo es uno de los mayores impedimentos en la resolución de conflictos personales, entre esposos, familiares, creyentes, empleados y jefes.

El orgullo es el principio de la derrota, nos puede hacer sentir fuertes pero no felices. Es la mayor demostración de que aún no hemos tenido un verdadero encuentro con la encarnación de la humildad y la mansedumbre: Nuestro Señor Jesucristo. Mateo 11:29 (leerlo)

2⃣ La lengua mentirosa.
“Dios no soporta a los mentirosos, pero ama a la gente sincera.” Proverbios 12:22 PDT
A Dios la mentira y el mentiroso le repelen. Es cierto que lo opuesto a la verdad es la mentira, pero también el desamor, no puede ser que, a quien o a quienes decimos amar profundamente, tratemos de envolverlos en mentiras y engaños.
”La verdad es lo primero que se debe a quien de verdad se ama.” Santa Teresa de Jesús.

Por más que la mentira se empine jamás podrá alcanzar la verdad. El mentiroso cuando se ve descubierto se enoja o se hace la víctima.
Muchas veces decir la verdad va a doler y va a costar, pero dolerá y costará mucho menos que el costo del engaño y la falsedad.

Es peor el ocultar y guardar secretos, que quienes nos aman los descubran por otras personas o medios.

La verdad va ligada a la honestidad. ¡Honestidad significa no tener nada que esconder!
Seamos verdaderos y honestos con quienes decimos amar.

3⃣ Las manos que matan gente inocente:
“Tarde o temprano el malo será castigado.” Proverbios 11:21 (a) RVR 1960
De la justicia humana, muchos que se han dedicado a matar gente inocente, han podido escapar, de la divina jamás podrán burlarse o esconderse.
Los homicidas no entrarán al reino de Dios.
De eso sí que sabemos los colombianos en medio de esta violencia fratricida que por años hemos afrontado.
En Apocalipsis 21:8 hay una lista de quienes irán al lago de fuego entre ellos están “los que han matado a otros”, termina el texto:
“… Y allí se quedarán separados de mí para siempre.”

Hay otra forma de matar y es odiando a los creyentes, es un arma más letal que una de fuego o un arma blanca.
“Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.” 1 Juan 3:15 RVR
¡No lo permitamos!
Recordemos:
”Cuando la humildad se manifiesta los argumentos del orgullo quedan sin fundamento.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
× ¿Cómo puedo ayudarle?