Que jamás caigamos en el craso error de priorizar lo urgente y desplazar lo importante.

“La gente trabajadora siempre duerme bien, coma mucho o coma poco; pero los ricos rara vez tienen una buena noche de descanso.”
‭‭Eclesiastés‬ ‭5:12‬ ‭NTV‬‬

Que jamás caigamos en el craso error de priorizar lo urgente y desplazar lo importante.

La sabiduría divina que se expresa a través de la palabra es maravillosa.
Trabajo y descanso bien combinados traen una grata satisfacción.
Permítanme les comparto una anécdota muy interesante sobre la obligación del trabajo y la responsabilidad del descanso:
“Dos leñadores fueron a un bosque a cortar leña y uno de ellos trabajaba sin parar. El otro paraba cada media hora para luego continuar.
Al finalizar el día contaron los árboles que cada uno había cortado, encontraron que el que no paró había cortado siete árboles mientras el otro que había parado alcanzó a cortar nueve árboles.
-¿Cuál es el secreto? le pregunto su amigo: Usted que paró cortó nueve árboles y yo que no paré corte solo siete.

  • El secreto mi amigo es que cada media hora cuando yo paraba aprovechaba para afilar el hacha”.

Cuán complejo e incomprensible es el ser humano, está trabajando y anhela un descanso y cuando descansa está afanado por volver a trabajar.
En este tiempo a muchos se les ha aumentado el trabajo en casa con el teletrabajo, a otros se les ha aminorado.
Sea cual sea nuestro caso, agradezcamos a Dios, aprovechemos esta oportunidad de estar en casa, tal vez nos lamentábamos en el pasado por no tener tiempo para Dios, la familia, nosotros mismos, la iglesia y amigos, este periodo hay que tomarlo como un momento ideal para afilar el hacha.
Jesús mismo se preocupó por su descanso personal y el de sus discípulos.
“Entonces Jesús les dijo: «Vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar un rato». Lo dijo porque había tanta gente que iba y venía que Jesús y sus apóstoles no tenían tiempo ni para comer.”
‭‭Marcos‬ ‭6:31‬ ‭NTV‬‬
Por vivir tan demasiado ocupados nos perdemos muchas veces la bendición de apreciar a las personas y cosas bellas de la vida. El que vive buscando la manera de obtener más y más a expensas del tiempo para sí mismo, su familia, y demás relaciones, es muy mal negociante.
El descansar bien nos hace más productivos, no es el exceso de trabajo el que fatiga, es el trabajo mal enfocado.
Les animo para que aún después de volver a nuestras actividades rutinarias si Dios lo permite, hagamos un pare en determinados momentos, afilemos el hacha y así nuestra vida y trabajo serán mucho más productivos.

Quiero hacer hincapié en el balance: si solo piensas en trabajar y producir vas mal, pero si solo piensas en descansar y no produces ¿de qué vas a vivir?

Recuerda siempre:
”O te retiras a descansar o te vas a desmoronar.” Havner

Un abrazo y bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
× ¿Cómo puedo ayudarle?